Sociedad | Comprometidos | Internacionales

Sección de Noticias

: Información, opiniones, columnas y notas "periodísticas"

GoalBall: Disciplina de deportistas invidentes en los Juegos Parapanamericanos Lima 2019

El Peruano

Una interesante nota sobre el GoalBall, (una variante del futbol sala), para deportistas invidentes de reciente inplantación en nuestro país.

La nota aparecida en El Peruano describe con bastante detalle datos interesantes sobre los participantes de la selección de GoalBall que participarán en los Juegos ParaPanamericanos que tiene lugar en estas semana en Lima. Dejamos la nota de El Peruano:

"En este deporte se enfrentan tres jugadores por equipo. Como hay escalas de ceguera, todos los jugadores portan un antifaz que cubre sus ojos para estar en igualdad de condiciones.

Un partido oficial consta de dos tiempos de 12 minutos cada uno, con un intermedio de 3 minutos. El entrenador puede pedir hasta 4 tiempos técnicos de 45 segundos.

La pelota tiene ocho agujeros por donde sale el sonido de un cascabel que está dentro del balón. Es gracias a este sonido que los jugadores pueden deducir por dónde viene la pelota y así impedir el gol.

Juan Julca es uno de los integrantes de la selección. A sus 18 años, este amazonense, penúltimo de siete hermanos, confiesa que su padre no quería que estudie. “Me decía que mejor solo esté en casa, que él me cuidaría. Fue mi mamá quien hizo todo el esfuerzo para que termine el colegio y fue gracias ella que me mudé a Lima para estudiar en un colegio especializado en personas invidentes”.

Juan sintió el bajón propio de cargar, desde su nacimiento, con una incapacidad. “Mi vista es limitada, por eso mis amigos de Amazonas me hacían bromas pesadas como hacerme patear una pelota que en verdad era una roca o me invitaban caramelos que eran piedras. La verdad es que yo también me reía, pero prefería jugar con las tablas de mi caserío o restos de madera y arcilla”.

Y todo cambió cuando conoció el deporte: “Para mí, el deporte significa pasión. Con este deporte, los ciegos demostramos que podemos dar más de lo que se cree”, dice entusiasta.

Ronald Geldres tiene 25 años y es ciego desde los 4 meses, cuando le extirparon tumores de los ojos. “Gracias a Dios tuve la ayuda de mis papás. Ellos me inculcaron a no rendirme. Gracias a esos valores, decidí seguir estudiando”, afirma. Sus ganas de salir adelante lo llevaron a ingresar a la universidad para estudiar Terapia Física y Rehabilitación".

Volver a la página de Inicio

Dejar un comentario