Sociedad | Comprometidos | Internacionales

Promover el Acceso a la Lectura para promover cambios

Extraordinaria experiencia en Ayacucho que conviene compartir y extender.

CUANDO CREAR BIBLIOTECAS LE ABRE EL MUNDO A LOS NIÑOS

Fotografía antigua de la Biblioteca Pública Carnegie en Austin, Texas..

RPP Noticias

Consignamos aquí una nota mas que interesante sobre un caso especial de gestión cultural personal, al que se denomina ‘El creador de bibliotecas" y que queremos compartirlo en Cidesi. La nota dice así:

"En el colegio Manuel González Prada, desde hace cinco años, los niños y niñas devoran libros con un apetito especial por la literatura, la historia y la poesía.
Los 188 niños y niñas del colegio Manuel González Prada se saltan con garrocha los 12 libros que el Plan Lector sugiere para el año escolar. Sus índices de lectura no están contemplados en las últimas encuestas realizadas por el Instituto de Opinión Pública (IOP) de la Pontificia Universidad Católica del Perú, donde figura que el 24,4% de los peruanos lee solo una vez al mes.
Pero los libros no siempre estuvieron ahí. Alguien los llevó, alguien recorrió ese vertiginoso camino con mil ejemplares la primera vez, luego con más, muchísimos más, hasta sumar 90 mil repartidos en 36 bibliotecas de la provincia de Sucre.
Curiosamente, entre las aspiraciones de Javier Gamboa(50 años) -fotógrafo especializado en danza, viajero incansable gracias a su trabajo, inquieto, padre de una hija- jamás estuvo la de crear bibliotecas.

El día que llegaron los libros
Javier Gamboa visitaba regularmente Poma, el pueblo de donde sus padres salieron caminando con dos hijos pequeños -15 días y sus noches- primero a Huamanga y luego a Lima en bus, hacia 1955.
Poma se ubica en una montaña y está rodeado de abismos que se deshacen debido a las lluvias. En 30 años no existirá en el mapa.
En 2013, como ofrenda y en agradecimiento a la educación que sus padres se esforzaron en brindarle, Javier llevó útiles escolares de regalo y encontró que, para prevenir un desastre natural anunciado, la escuela se había mudado al vecino Cccollccabamba a una construcción nueva y sin libros.
-¿Qué necesitan?, le preguntó al director del colegio.

  • Libros. No tenemos, le respondió.
    “Sentí algo muy fuerte en ese momento y le dije al director: te voy a traer mil libros y te los voy a traer el próximo mes. Lo dije de corazón, sin pensamientos”, cuenta Javier. Entonces inició una campaña de recolección entre amigos y academias de danza y al mes volvió con los libros prometidos.
    Sus índices de lectura no están contemplados en las últimas encuestas realizadas por el Instituto de Opinión Pública (IOP) de la Pontificia Universidad Católica del Perú, donde figura que el 24,4% de los peruanos lee solo una vez al mes.

Pero los libros no siempre estuvieron ahí. Alguien los llevó, alguien recorrió ese vertiginoso camino con mil ejemplares la primera vez, luego con más, muchísimos más, hasta sumar 90 mil repartidos en 36 bibliotecas de la provincia de Sucre.

“Yo no pensaba hacer bibliotecas. No era mi proyecto de vida, pero me di cuenta del verdadero poder que tenía todo esto. Empecé a ver que los niños tenían mucha curiosidad”, cuenta Javier.
Bajo la premisa “si recibes tienes que aprender a dar” creó un proyecto con los chicos y chicas de 4º y 5 de secundaría al que llamó “Libros para crear oportunidades”. Debían organizarse en grupos, recorrer la provincia de Sucre, evaluar el estado de las bibliotecas y comentar con los alumnos de otros colegios por qué les parecía importante la lectura. El reto tenía truco. “Para explicar los beneficios de la lectura”, les dijo, “primero tienen que leer mucho”.
Los chicos hicieron su trabajo:
18 colegios sin bibliotecas = 18,000 libros".

Leer aquí todo el artículo completo.

Volver a la página de Inicio

Dejar un comentario