Sociedad | Comprometidos | Internacionales

Sección de Noticias

: Información, opiniones, columnas y notas "periodísticas"

Ex-ingeniero civil supera la ceguera y revela talento para esculturas con arcilla

Inácio Vandier começou na escultura fazendo casinhas de joão de barro (Foto: Fabiana Assis/G1)

Con enfermedad degenerativa, Ignacio Vandier quedó ciego a los 26 años y encontró en el arte una forma de mostrarse productivo para la sociedad en São Carlos. “Cada día es un aprendizaje y un desafío”, dice.

El ex ingeniero civil de San Carlos (SP) Inácio Vandier, de 32 años, tuvo que abandonar el sueño de construir grandes obras arquitectónicas, sin ver desde hace seis años debido a una enfermedad degenerativa. La limitación, sin embargo, fue el camino para el descubrimiento de un talento y hoy es un ejemplo de superación con la creación de esculturas en arcilla.

El Día Nacional de Ciegos, recordado el miércoles (13), que habló con el G1 de cómo se enfrentó a la pérdida de la visión, la nueva rutina y trayectoria en la materia a sentirse más productivo para la sociedad.

La enfermedad

Vandier dejó de ver a los 26 años cuando descubrió ser portador de Neuropatía Óptica Hereditaria de Leber (LHON), una enfermedad denegerativa del nervio óptico que acarrea la pérdida gradual de la visión y no tiene cura.

De buena visión a la ceguera total fueron sólo ocho meses y el escultor pasó a integrar el grupo de 530 mil personas totalmente ciegas en el país, según un estudio del Instituto Brasileño de Geografía y Estadística (IBGE) de 2010.

Vandier estaba en el auge de la garra para crecer en la vida. Recién casado, recién formado y trabajando en una gran constructora en São Paulo tenía planes ambiciosos. Pero desde el diagnóstico tuvo que repensar la vida.

Entre los innumerables obstáculos de la ceguera, para él el mayor era mostrarse útil y productivo para la sociedad. “Yo creía que era posible trabajar en el área de ingeniería, pero desafortunadamente el mercado no me absorbió. “Yo podía perfectamente trabajar en el área de compras, presupuestos de una constructora, por ejemplo, pero el mercado no entendió así”, afirmó.

Trabajo realizado por Vandier

Arte con arcilla

La decepción por haber perdido el valor profesional no lo desanimó y lo llevó a buscar otros recorridos. Pero la nueva trayectoria acabó surgiendo por casualidad. Durante una visita a una tienda de construcción, una amiga describía los materiales y mencionó la arcilla.

“Me pareció interesante porque nunca había pensado en ese material y ahí surgió la idea de las casitas de João de Barro.“Pensé que ya no conseguiría construir edificios y casas, iba a construir casitas de Juan de Barro”, contó.

Comenzó con las casitas, pero él se fue capacitando y se inspiró en los momentos de su vida para crear nuevas formas. El camino del inicio de la oscuridad hasta la liberación en el arte fue marcado por obstáculos.

Hasta entonces, Vandier nunca había pasado ni cerca de hacer alguna manifestación creativa. “Es gracioso, porque soy del área de exactas, ni me gustaba la clase de artes. Yo iba a los museos, en el MAM, en la pinacoteca, en la OCA y mientras la gente miraba las obras de arte me quedaba mirando las estructuras del edificio. La fundación del MASP quien hizo fue la empresa en la que trabajaba y yo me quedaba mirando los pilares estaba tratando de calcular cuánto de hierro fue en aquello “, recordó.

Él entonces buscó perfeccionarse con cursos que hace hasta hoy. Cada escultura que ya hizo representa el momento por el que estaba pasando.Las casitas de João de Barro representaban la voluntad de volver a la ingeniería.

Al tener algunos cuestionamientos con la Justicia hizo “Témis”, diosa de la Justicia en la mitología griega. El “Violeiro” fue hecho en homenaje a su padre, fan de sertanejo de raíz. La “Sabiduría” fue esculpida en un momento que estaba estudiando bastante y la “Solidaridad”, con fue bautizada la escultura de una mujer ofreciendo un cesto con pan representa la visión de una gran necesidad de la humanidad.

La última escultura fue la representación en escultura de la pintura “Abapuru”, de Tarsila do Amaral, en la visión del escultor una deformación de la personalidad humana.

“El arte me permite mostrar sentimientos, mi opinión, mi crítica de una manera sutil”, definió.

Esculturas elaboradas por Vandier

Nueva vida con la ceguera

  • Después de superar el trauma inicial de la ceguera, él partió luego para intentar vivir la vida de la forma más normal posible.
  • Para eso tuvo que aprender a vivir como un ciego. En el caso de que se trate de un problema de salud pública, se debe tener en cuenta que, en el caso de las mujeres.
  • Tres años después del período en São Paulo, el minero natural de Pasos (MG), se mudó a San Carlos en busca de una mejor calidad de vida, sin conocer nada ni a nadie y dispuesto a desbravar la ciudad.
  • En el caso de que se produzca un cambio en las condiciones de vida de las personas que viven en el lugar de trabajo.

Vandier no le gusta hablar de dificultades, pero no esconde que uno de los principales desafíos es la locomoción. Él utiliza el transporte público para caminar por toda la ciudad.

“Creo que tengo una ventaja por haber visto, yo conozco el mundo visualmente y tengo una formación en el área exacta, sé cómo se proyectan las calles, una ciudad y eso facilita mucho”, dijo.

Él cuenta con la ayuda de aplicaciones para saber que un autobús está llegando, pero no tiene cómo saber con certeza si es lo que necesita. “Voy a crear adaptaciones. Si llego al punto y escucho voces, pido ayuda. Si estoy solo, yo lo siento para todos.

Al principio, para caminar por la universidad pedía “carona” en el codo de las personas.Hasta que comenzó a elaborar mapas mentales y rastreó todo el camino usando como puntos de referencia ojales, guías, piso táctil, escaleras y pista de peatones.

Aprendizaje

Una de las cosas que se destacan en Vandier es la forma positiva como ve el mundo. Al saber de su condición y que sería permanente procuró sacar lo mejor de la situación.

“Cada día es un aprendizaje y un desafío diferente, pero lo que más aprendí es que no era una mala persona, pero al mismo tiempo no tenía una mirada a los discapacitados y no miraba las diferencias, hoy aprendo mucho con las diferencias “, Afirmó.

Vandier dice que el mayor cambio fue la forma en que pasó a encarar al mundo. “No era extremadamente ambiciosa, pero yo tenía la posibilidad de alzar vuelos altos y hoy me doy cuenta de que la vida no lo necesita.

El escultor de San Carlos Inácio Vandier tiene una visión positiva sobre el mundo (Foto: Fabiana Assis / G1)

“Al principio fue muy traumático, porque yo tenía una vida bien activa. Mi vida ha cambiado mucho, mis ambiciones, mi visión del mundo ha cambiado mucho, hoy veo a la gente de una forma diferente. Hoy, mientras todo el mundo está corriendo, yo paro para oír los pájaros, paro para saludar a la gente “, resume.

El escultor vive en esencia la lección del escritor Antoine de Saint-Exupéry en la obra “El Principito”: “Sólo se ve bien con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos.”

Resultado de imagen para lo esencial es invisible a los ojos

Lección del libro “El principito” del autor  Antoine de Saint-Exupéry, el cual motiva a Vandier a seguir adelante.

Fuente: https://bit.ly/2wISkM2

 

Dejar un comentario